Arbequina

Arbequina, es una especie de olivo originario de Palestina. Fue introducida por el duque de Medinaceli en el siglo XVII.
El duque vivía en el castillo-palacio de Arbeca, Cataluña, de ahí el nombre que recibe esta especie en honor al municipio donde residía.

Características

Se caracteriza por una gran resistencia al frío, un vigor muy reducido y una baja resistencia a la tierra calcárea (ph<7).
El tamaño de su fruto es de los menores de las variedades cultivadas en España, pesando entre uno y dos gramos.
Las arbequinas son aceitunas pequeñas, pero muy apreciadas por su precoz entrada en producción, con un periodo medio de maduración entre la segunda semana de diciembre y la segunda de enero, elevada productividad y buen rendimiento graso, sobre 20,5 % de aceite, que lo sitúa entre las variedades con mayor porcentaje de extracción de aceite.

En cuanto a su distribución, podemos encontrar plantaciones en La Rioja, Cataluña, Aragón, Andalucía, Argentina y Minas Gerais (Brasil).
Es la base de las modernas plantaciones intensivas ya que su escaso vigor permite una alta densidad de plantas.

Morfología

Hoja: corta y elíptica.


Fruto: esférico, de pequeño tamaño.


Hueso: Simétrico, ovoidal, con ambos extremos redondeados.

Producto

Su aceite es considerado uno de los más exquisitos debido a sus notas frutales marcadas y su poco acentuado amargor y picante, lo que le deja una sensación dulce muy al gusto de paladares menos acostumbrados al consumo de aceite de oliva.
El rendimiento graso suele ser bajo, compensado por su alta productividad.
La conservación de su aceite no se puede prolongar varias campañas hasta su consumo, y siempre en lo posible alejado de la luz y del oxígeno.