Cornicabra

Esta variedad es, en número de hectáreas cultivadas, la segunda en importancia en España, pero la tercera en producción.
Originaria de Mora de Toledo, su área de cultivo abarca las provincias de Toledo y Ciudad Real,
en la Comunidad de Castilla la Mancha. Su nombre proviene de la característica forma de cuerno de su fruto.

Características

El árbol es vigoroso, de porte erguido y densidad de copa espesa. Los ramos fructíferos presentan entrenudos cortos y son de color gris claro.
Variedad vigorosa, de fácil enraizamiento y elevada adaptación a suelos pobres y zonas frías.
Su época de floración es tardía y, aunque suele tener elevado aborto ovárico, asegura un cuajado suficiente en autopolinización.
La maduración de sus frutos es tardía y estos presentan una elevada resistencia al desprendimiento que dificulta su recolección mecanizada.

Morfología

Hoja: Larga y simétrica, presenta tono verde claro por el haz y gris verdoso por el envés.


Fruto: Es alargada y algo encurvada, asimétrica, bombeada y plana por el dorso, con vientre
en forma de cuerno y de tamaño y con un peso medio de unos 3 gramos pero de rendimiento graso elevado, en torno al 19%.

Producto

Presenta un color amarillo oro con ligeros reflejos verdosos que anticipan el atributo frutado.
Los aceites de Cornicabra son frutados y presentan un notable equilibrio entre el dulce a la entrada,
amargo a hojas verdes y el picante de intensidad media, y su textura es fluida y aterciopelada.
Son aceites estables debido a su alto contenido en ácidos grasos monoinsaturados.
Su composición equilibrada de ácidos grasos esenciales, alto contenido en ácido oleico y componentes menores productores de excelentes
aromas y sabores le hacen especialmente adecuado para su destino dietético.