Picual

Picual es una variedad cultivada de olivo que también se conoce con otras denominaciones,
como marteño, nevadillo y lopereño. Es la principal variedad que se cultiva en España, alcanzando una extensión superior a las 900.000 hectáreas, principalmente en la región de Andalucía, provincias de Jaén, Granada, Córdoba y Sevilla.
Debe su nombre a que el fruto o aceituna que produce termina en una pequeña punta o pico.

Características

Se trata de una variedad muy apreciada por la precocidad de su producción, facilidad de cultivo y calidad del aceite de oliva que se obtiene, destacando en este la alta proporción de ácido oleico.
Es un árbol de gran vigor, con ramas cortas, muy resistente a las heladas, aunque se adapta mal a las sequías prolongadas y los terrenos excesivamente calcáreos. El fruto es de tamaño medio o grande, tiene un peso medio de 3,2 gramos y proporciona un alto rendimiento en la producción de aceite, que alcanza el 27% de su peso.

Morfología

Hoja: Alargada, y ensanchada en su mitad superior.


Fruto: De tamaño medio a grueso, entorno a los 3,2 gramos.

 

Producto

Las caracaterísticas más acusadas del aceite picual respecto de el de otras variedades es su amargor, y si el aceite es joven, también su picor.

Es un aceite con cuerpo, potente, que puede ser rechazado por personas no habituadas al consumo del aceite de oliva, pero que con una pequeña cantidad en un plato hace notar su presencia.

Otra característica importante del aceite picual es su alto contenido en ácido oleico (monoinsaturado) pudiendo superar el 80% de todo su perfil lipídico. Esto unido a su bajo contenido en ácidos poliinsaturados hacen del aceite de oliva picual uno de los aceites de oliva más estables a la oxidación y al enranciamiento.

Por eso el aceite de oliva picual es el más adecuado para utilizarlo en la cocina a alta temperatura, puesto que mantiene sus propiedades en varios ciclos de frituras.